El austero estilo de Stalin

elcomunista.net

Lenin, el líder de la Revolución bolchevique, ofrecía un aspecto peculiar y paradójico. Combinaba su escasa estatura, su calva, un defecto de dicción (no pronunciaba la “r”), su legendaria gorra, su paso enérgico y sus elevadas emociones. La mayoría de los monumentos que hasta épocas recientes adornaban las plazas centrales de todas las ciudades en cada esquina del país, lo representan siempre en movimiento, con su gorra favorita puesta o apretada en su mano.

La imagen de Stalin era exactamente la opuesta. Tras el caos de la guerra civil, el país necesitaba estabilidad y un líder que irradiase fuerza, confianza, formalidad y un inquebrantable poder. Stalin, con sus rasgos étnicos del sur del Cáucaso y sus modales pausados, era lo que prescribía el médico.

Presentamos un fragmento de las memorias del primer ministro soviético de la Industria Petrolífera en el gobierno de Stalin, Nikolái Baibakov: “Entré y me quedé quieto:…

Ver la entrada original 588 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s