La Cloaca

La Tronera de Celemín

Rateros

Noche oscura. Los parvos cercos amarillentos de las farolas apenas difuminan una lánguida calle, el diluido contorno de coches aparcados a ambos lados de la acera, lóbregas siluetas de edificios en estado de descomposición y el desamparado patio de la iglesia de Nuestra Señora de Fátima. El Cani, el Richi, el Chino y el Zumos andan sigilosos entre los coches, tocando con suavidad las manillas de los picaportes por si algún chorralaire se ha dejado el buga abierto. No tienen esa suerte y optan por pegarle un viaje al triángulo de la ventanilla trasera de un Simca 1200. Una vez dentro, desmontan un precioso radiocasete Pioner que el Cani instalará en el coche de su Viejo.
No es que el Cani, no pueda permitirse comprar uno nuevo. Todo lo contrario. Su padre acaba de regalarle ochenta y cinco mil pesetas apostadas por el exceso en los cálculos de la…

Ver la entrada original 1.809 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s