Yonquis de la bazofia

La Tronera de Celemín

Una partida de Pádel

Cansado, sudoroso y estresado, Juan Carlos se seca el sudor con la toalla que lleva en el cuello. El Pádel debería servirle como relajante. Pero a Juan Carlos, no le gusta perder ni a los chinos, cuando se juegan la segunda ronda de cervezas en el bar. La primera, la paga quién ha perdido el partido. Ahora, toca ducha y aguantar al fantasma de Garrigues, que para una vez que gana y además gracias a Oriol, que ha sustituido a su compañero Guzmán que tiene una ciática de caballo, estará el resto de la tarde restregándole por la cara el resultado.

A Juan Carlos no le gusta Oriol. Es catalán. Y no es que tenga nada contra los catalanes, según dice, ni tampoco conoce a nadie más que sea de allí. Y no es que Oriol sea un mal tipo, prepotente, ruin, trepa o mala persona…

Ver la entrada original 1.803 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s