¡Manos arriba, esto es un atraco!

La Tronera de Celemín

¡Tres navíos en el mar…!

Amanecía en el horizonte. El mar tornaba calma. El cielo, oscuro aún, enseñaba oscuros nubarrones en el horizonte. Diecisiete barcos despertaban al alba tras un temporal que había diezmado las tripulaciones y reducido considerablemente los víveres y el agua potable. Muchos de ellos sin mástiles y con las velas seriamente dañadas, apenas se movían al son de las corrientes.

El San Jorge, un galeón de gran tamaño, fue el primero en entrar en la tormenta aunque debido a su gran peso y lentitud, había soportado mejor que las demás embarcaciones la secuela del mal tiempo. La tripulación había sido diezmada, si, pero llevaba en sus bodegas el 90% de las reservas de agua de la flota y casi la totalidad de los víveres. El capitán del San Jorge y el contramaestre, antiguos piratas, robaban al imperio cuanto podían y escondían en islas perdidas lo robado…

Ver la entrada original 1.173 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s