Falta de humanidad

La Tronera de Celemín

Espejismo

Durante años, la única evasión consistía en dar vueltas como loca a una rueda. Añoraba la libertad sin haberla conocido. Siembre estuvo entre esos barrotes. Le daban de comer, tenía todo el agua que necesitaba y aun así añoraba lo que había al otro lado de la jaula. Hoy por fin había llegado el día de la libertad por el que tanto había luchado.

Tras un largo paseo por un angosto pasillo, había llegado a un nuevo espacio. ¡Por fin libre!

Al levantar la vista se dio cuenta de que eran los mismos barrotes, el mismo comedero y el mismo agua. Al fondo la misma ruleta de los paseos de siempre. Le habían colocado un túnel de metacrilato que rodeaba la jaula.

*****

Dice el dicho popular que la historia siempre se repite. Los que vivieron la tragedia humanitaria de los cientos de miles de refugiados de la segunda…

Ver la entrada original 723 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s