PARTOS

La Tronera de Celemín

Reconozco que soy bastante cenizo. No me fío ni de mi sombra y mucho menos de aquellos que alguna vez me la han jugado.

Cuando el domingo echábamos las campanas al vuelo por la casi victoria de Manuel Carmena en las elecciones al Ayuntamiento de Madrid, no tuvimos en cuenta que dependíamos, no de Carmona que me consta que está por el cambio, sino de la vieja, oxidada y cicatera burocracia de un partido que está acostumbrado al cambio de cromos y no a ser valiente y dadivoso y a no mirar por el bien de los ciudadanos, sino por el interés particular del que negocia y el de su partido en general.

La verdad es que no tengo claro que Manuela vaya a ser alcaldesa. Y menos después de haber escuchado a la Marquesa Rancia ofrecer la alcaldía a Carmona para que no gobierne el pueblo de Madrid.

Son…

Ver la entrada original 557 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s